La agricultura vertical

agricultura-vertical

Entender la complejidad de la agricultura actual requiere desmenuzar cada uno de los tipos de agricultura que existen. Los hay desde lo más comunes hasta las propuestas más novedosas. La agricultura vertical entra sin duda en la clasificación de aquellos sistemas o tecnologías que son más futuro que presente. Pero su idea básica de aprovechar el espacio hacia arriba la está volviendo bastante atractiva.

¿Qué es la agricultura vertical?

Vivimos en un planeta con recursos limitados, entre ellos la tierra cultivable. Mientras que la población va en aumento la cantidad de tierras agrícolas está disminuyendo. Actualmente el 33 por ciento de los suelos del mundo están degradados, principalmente por la erosión, aunque influyen también otros factores. Además, para obtener terrenos cultivables estamos deforestando ecosistemas de forma desmedida y alarmante. Es por ello que la agricultura vertical representa una alternativa interesante para producir alimentos en un futuro. Pues hacia arriba nos sobra mucho espacio.

La agricultura vertical es la rama de la agricultura que busca aprovechar los espacios verticales para producir alimentos. Y sobre nuestras cabezas hay abundante espacio, kilómetros y kilómetros antes de llegar al borde de la atmósfera. ¿Por qué no aprovechar algo de este espacio para producir alimentos? No disponemos actualmente de las tecnologías necesarias para construir estructuras de varios kilómetros de altura. Pero ya se está dando el primer paso con algunos proyectos para construir el primer rascacielos de un kilómetros de altura. Sin embargo, antes hay que dar un primer paso.

Volteando hacia arriba

Antes de tener granjas en edificios de gran altura debemos aprovechar el espacio cercano. Pues con unas cuantas decenas de metros que le podamos arañar al espacio vertical es más que suficiente para comenzar. Eso si, el principal reto de la granja vertical consiste en modificar el paradigma del espacio. Esto porque desde que la humanidad comenzó a hacer agricultura siempre fue de una manera horizontal. No será sencillo cambiar tanta inercia. Conforme la siembra vertical demuestre sus ventajas se irá adoptando, en especial en las grandes ciudades, donde espacio no sobra.

Otro paradigma que deberá vencer la agricultura vertical es el del aprovechamiento de la energía solar por parte de las plantas. Contrario a lo que se cree, la fotosíntesis es bastante ineficiente, aprovechando solo entre 3 y 6 por ciento de toda la energía solar captada. Además, con sistemas de iluminación adecuados las plantas no requieren estar expuestas a luz solar natural, sin que esto implique una disminución en la productividad y la calidad de las mismas.

Orígenes de la agricultura vertical

La primera referencia que se tiene sobre agricultura vertical es una imagen que apareció en la revista Life en 1909. Dicha imagen muestra una construcción denominada Globe Tower, la cual saltó a la fama cuando el arquitecto Rem Koolhaas la publicó en su libro Delirious New York: A Retroactive Manifesto for Manhattan de 1978. A partir de dicha imagen formuló su denominado Teorema 1909, que indica que el rascacielos es una utopía que permitirá la producción ilimitada de alimentos en las ciudades. La idea de la producción ilimitada deriva del pensamiento de construir más y más pisos hacia arriba. En dicha imagen se pueden observar granjas apiladas verticalmente.

Sin embargo, fue el geólogo Gilbert Ellis Bailey quien creó el término de agricultura vertical, plasmado en su libro Vertical Farming de 1915. En este definió desde su punto de vista los conceptos de la agricultura vertical, conceptos que no tienen nada que ver con lo que se entiende actualmente por agricultura vertical. Para Ellis la agricultura vertical era el estudio de las plantas como formas de vida verticales. Por tal motivo se centró en el estudio de las características de los sistemas radiculares, especialmente de su estructura, y su relación con las características de los suelos, principalmente los nutrientes que estos podían aportar dependiendo de su composición.

Era moderna

Pero es el ecologista Dickson Despommier quien es considerado como el padre de la agricultura vertical. Al menos tal y como entendemos el concepto actualmente, el cual desarrolló en 1999 en la Universidad de Columbia. Despommier argumenta en su libro de 2011, The Vertical Farm: Feeding the World in the 21st Century, que la agricultura vertical es legitima desde el punto de vista medioambiental. Pues afirma que el cultivo de plantas en rascacielos requiere menos energía y genera menos residuos que hacerlo en paisajes naturales, afirmación que promueve el uso de energías verdes y sistemas como la hidroponía.

Más tarde el arquitecto Kenneth Yeang realizó su propia propuesta sobre el tema. Fue presentada en su libro Reinventing the Skyscraper: A Vertical Theory of Urban Design de 2002 (aunque comenzó a formular su propuesta durante la década de 1900). Consistía en el uso mixto de rascacielos, tanto para climatización como para consumo, creando así un ambiente adecuado para que una comunidad pudiese vivir adecuadamente produciendo sus propios alimentos. Destaca el hecho de que Yeang creía que los alimentos deben producirse en espacios abiertos y no en estructuras herméticamente selladas.

Objetivo de la agricultura vertical

Se estima que para 2050 seremos aproximadamente 9,100 millones de habitantes en nuestro planeta. Esto nos llevará a enfrentar al reto más grande que jamás hemos tenido: producir alimentos para todos. El problema es que la tierra cultivable no se puede aumentar al ritmo que aumenta la población. Y si se hiciera tendríamos que olvidarnos de bosques, selvas y otros ecosistemas, lo que ya está ocurriendo.

La solución no radicará en un solo sistema de producción, y el aumento de los rendimientos será vital. Pero si esto no llegara a ser suficiente, y al ritmo que vamos parece que no lo será, entonces tenemos que plantearnos seriamente una completa eficiencia en el uso de recursos. De estos el único que sigue desaprovechado es el espacio hacia arriba, donde hay lugar para producir alimentos.

Por tanto, el objetivo principal de la agricultura vertical está relacionado con el aprovechamiento agrícola de todo ese espacio vertical. Que hoy en día es más viable que nunca en la historia de la humanidad. De hecho ya se están vislumbrando algunos proyectos para construir el primer rascacielos de un kilómetro de altura, por lo que tarde o temprano tendremos el primer rascacielos-granja.

Pero durante la próxima década el reto inminente de la agricultura vertical es demostrar su viabilidad para convencer a todos los escépticos. Para esto deberá lograr excelentes rendimientos utilizando el mínimo de recursos posibles. A lo que se suma que debe proporcionar alimentos económicamente viables para ser adquiridos por personas de todos los estratos económicos.

Ventajas de la agricultura vertical

Cultivar plantas en una estructura vertical, sea de un par de metros o del tamaño de un rascacielos, es algo completamente distinto a lo hecho durante los miles de años desde que se inventó la agricultura. Entonces el primer problema es romper el paradigma de la agricultura horizontal. Es justamente esta cuestión la que hace resaltar la principal ventaja que presenta la agricultura vertical: eficiencia.

Por más grande que sea un rascacielos, el espacio por piso sería reducido, por lo que la agricultura vertical debería ser intensiva para ser rentable. Además se vigilaría de forma estricta las cantidades de agua, luz y nutrientes utilizados. De esta manera se evitaría el desperdicio de recursos y se minimizarían los costos de producción, lo que a su vez se traduciría en una agricultura más responsable.

Otra ventaja importante es que los precios de los productos serían menores al eliminar el transporte que se tiene que hacer del campo a la ciudad. Lo que también se traduciría en productos de mayor calidad y sobre todo, con mayor frescura. Además se podrían tener ciudades más verdes, pues las ciudades actuales son completas junglas de acero y hormigón, donde las plantas no tienen lugar.

Si las granjas verticales fuesen espacios completamente herméticos también se tendría la ventaja de que se reduciría considerablemente el uso de pesticidas y herbicidas, lo que sin duda sería algo muy bueno. Porque permitiría reducir en gran medida los costos de producción, además de minimizar la contaminación ambiental producida por las actividades agrícolas.

Desventajas de la agricultura vertical

La primera desventaja de la agricultura vertical es que en teoría resultaría más costoso construir rascacielos para producir alimentos en ellos. Comparado con trabajar grandes extensiones de tierras agrícolas para hacer lo mismo. Este problema podría solventarse con la idea del uso mixto de las construcciones. Es decir, que los edificios se utilicen tanto para hogares y oficinas como para huertos.

Otra desventaja importante es que de inicio sería solo para cultivos de porte pequeño y mediano. El cultivo de árboles sería complicado, tanto por el peso como por el tamaño de los mismos. Esto podría tener cierta solución si comenzamos a desarrollar variedades de porte pequeño. Me refiero a árboles enanos, aunque sin duda esto llevaría su tiempo y muchos recursos para investigación.

Otro inconveniente actual es que falta desarrollar aún más muchas de las tecnologías necesarias para la producción vertical. Por ejemplo, la hidroponía ya puede ser aplicada eficientemente. Pero hace falta hacer más investigaciones que involucren sistemas y tipos de iluminación eficientes. Y a la par la eficiencia de las energías verdes, como la eólica y la solar, debe aumentar considerablemente.

Una desventaja interesante de producir en granjas verticales es el hecho de que requieren mucho conocimiento de tecnologías varias. Algunas son hidroponía, sistemas de riego, nutrición e iluminación, energías renovables, entre otros. Lo que sin duda necesitará una nueva generación de agricultores-científicos. ¿Están los agricultores de todo el mundo preparados para tanto?

Países líderes en agricultura vertical

Los mayores avances en agricultura vertical están en Japón, Taiwán, Corea del Sur y Estados Unidos. Aunque también figuran China y Singapur, así como Holanda por parte de Europa. El hecho de que los asiáticos sean los líderes responde a la necesidad a futuro de ser alimentariamente autosuficientes. Algo que actualmente no pueden siquiera plantearse dada su poca superficie y elevada población.

Japón tiene 377,835 kilómetros cuadrados (puesto 62º) y 130,000,000 de habitantes (puesto 10º). Taiwán se encuentra en la misma situación, con 35,980 kilómetros cuadrados (puesto 137º) y 25,000,000 de habitantes (puesto 47º). Para Corea del Sur hablamos de 100,210 kilómetros cuadrados (puesto 109º) para 50,000,000 de personas (puesto 26º). Es decir, están sobrepoblados y sin espacio.

Sin embargo, la superficie de agricultura que a nivel mundial es trabajada bajo algún sistema vertical se desconoce. No es un dato al que no se le está dando seguimiento actualmente por ningún país ni institución gubernamental o educativa. Se menciona que podrían ser miles las granjas alrededor del mundo que aplican la agricultura vertical a pequeña escala, pero es solo una conjetura.

En lo que respecta a América Latina y el Caribe, Panamá es líder, con la única granja vertical comercial, denominada Urban Farms,. El iniciador del proyecto es el panameño Nelson Pérez, quien viajó a Japón en 2010 para conocer este sistema de producción. Que actualmente le permite producir mensualmente 2,000 lechugas de diversas variedades, en un espacio de 200 metros cuadrados.

Situación actual de la agricultura vertical

Buena parte de la tierra cultivable del mundo se encuentra en uso actualmente. Aunque aún quedan grandes extensiones en Asia y Europa del Este, no será suficiente para satisfacer la demanda de alimento de las próximas décadas de una población creciente. El principal problema con las tierras cultivables que aún quedan por ser aprovechadas es su lejanía de las ciudades, punto fuerte de los huertos verticales.

La primera granja vertical del mundo comenzó operaciones en Singapur en 2012 y se le conoce como Sky Greens,. Consiste en una serie de canaletas rotativas que se colocan en torres de hasta 9 metros de alto. En dichas torres se cultivan lechugas, espinacas y repollos chinos. Cada torre contiene 38 niveles de canaletas, además de ser un sistema que eficientiza el uso de agua y energía.

Para 2013 abrió sus puertas Farmed Here, en un depósito abandonado de 8,361 metros cuadrados a las afueras de la ciudad de Chicago, en Estados Unidos. Esta granja vertical provee a unos 400 almacenes cercanos de rúgula, col rizada, menta y albahaca. Destacando el hecho de que reutilizan el 97 por ciento del agua que la producción requiere.

En lo que respecta a la granja vertical más grande del mundo tenemos a Mirai. Ubicada en Japón, en una fábrica de semiconductores abandonada tras el terremoto de 2011. Destaca el hecho de que produce 100 veces más vegetales por metros cuadrado que un campo tradicional, utilizando 99 por ciento menos agua. En ella se producen lechugas de varios tipos y otros vegetales de porte pequeño.

Perspectivas y retos de la agricultura vertical

La agricultura vertical funciona. Pero hay varias cuestiones a solucionar antes de convertirla es un sistema de producción mundial. Se tienen que abaratar las tecnologías requeridas en una granja vertical. Sobre todo los sistemas de iluminación LED. También hay que romper ciertos paradigmas de los consumidores, y encontrar la manera de producir cualquier cultivo bajo un sistema vertical.

En lo que respecta a los sistemas de iluminación, las luces fluorescentes están siendo muy utilizadas en granjas verticales de todo el mundo, por su bajo costo, aunque tienen poca eficiencia por lo que gastan una gran cantidad de energía eléctrica. Si se quiere eficiencia los focos LED pueden proporcionar la luz en las longitudes de onda que las plantas la requieren. Aunque aún deben bajar su precio.

Otro detalle es que muchos consumidores tendrían cierta oposición a consumir productos cultivados en granjas verticales. Por el simple hecho de que una granja vertical es más parecida a un laboratorio que a un campo agrícola. Superar este reto será cuestión de tiempo. Poco a poco los consumidores se darán cuenta que la producción en granjas verticales implicará mayor seguridad alimentaria.

Un reto más que tienen las granjas verticales es la producción de cualquier tipo de cultivo, inclusive frutales. En este tema muchos investigadores consideran que conforme las tecnologías utilizadas en las granjas verticales se abaraten, la diversificación de cultivos irá ocurriendo. La solución inicial podría radicar en cultivar árboles a nivel del suelo y en niveles superiores meter cultivos de porte pequeño.

Concepto de granjas verticales

Cada vez es más común que estudios de arquitectura de todo el mundo presenten conceptos que involucren la agricultura vertical. Donde hay dos vertientes claramente diferenciables. La primera son proyectos de construcciones destinadas exclusivamente para la producción agrícola. La segunda son construcciones de uso mixto, tanto para vivienda como para producción.

Algunos conceptos enfocados exclusivamente en la producción agrícola son Urban Skyfarm, ganador de múltiples premios y presentado por el estudio Aprilli. También está Dragon Fly, del estudio Vincent Callebaut Architectures, que presenta un diseño muy llamativo. Y la granja vertical esférica Plantagon es otro proyecto interesante que se está buscando sea una realidad.

En lo que respecta a conceptos de construcciones verticales de uso mixto, donde la producción de alimentos es una parte fundamental, hay propuestas como Asian Cairns e Hyperions, ambas del estudio Vincent Callebaut Architectures. Estos son dos ejemplos teóricos de que la agricultura vertical podría encajar muy bien con la estética citadina.

Existen más propuestas de granjas verticales y cada año se suman proyectos a la lista. En su mayoría están un poco lejos de ser realidad, pero tarde o temprano algún proyecto de este tipo se tiene que convertir en algo tangible. Por ahora hablamos de conceptos. Pero con las primeras granjas verticales demostrando sus ventajas, pronto estaremos hablando de proyectos de mayor magnitud.

Be the first to comment on "La agricultura vertical"

Leave a comment

Your email address will not be published.




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.