Clases para profesionistas agrícolas que quieren escapar del promedio

Portada del artículo sobre agricultura vertical

¿Qué es la agricultura vertical y cuál es su importancia?

Publicado:

| Actualizado:

La agricultura vertical se ha convertido en una práctica agrícola de gran relevancia en el mundo actual debido a su capacidad para abordar los desafíos globales de seguridad alimentaria y sostenibilidad ambiental. Esta innovadora forma de cultivo, que aprovecha tecnologías de vanguardia como la hidroponía y la iluminación LED, permite producir cultivos en capas verticales, maximizando el uso del espacio y reduciendo significativamente la huella de carbono. Además, al situarse cerca de los centros urbanos, la agricultura vertical facilita el suministro constante de alimentos frescos y de alta calidad a las poblaciones urbanas en constante crecimiento. En este artículo técnico, exploraremos el desarrollo histórico y los avances en sistemas de producción agrícola vertical para comprender su papel crucial en la alimentación del futuro.

¿Cuándo y cómo surgió la agricultura vertical?

La agricultura vertical, también conocida como cultivo en torres o en capas, tuvo sus orígenes en la década de 1950 cuando el geólogo y agricultor estadounidense, el Dr. Gilbert Ellis Bailey, desarrolló un sistema de cultivo hidropónico en capas para producir alimentos de manera más eficiente y sostenible. Su objetivo era encontrar una solución para la escasez de tierras cultivables y la necesidad de aumentar la producción agrícola para satisfacer la creciente demanda alimentaria. Bailey implementó la idea de cultivar plantas en estantes superpuestos, permitiendo que las raíces de las plantas se sumergieran en una solución nutritiva, sin necesidad de suelo, lo que facilitó un mejor uso del espacio y la optimización del agua y los nutrientes.

No fue hasta la década de 1990 que la agricultura vertical experimentó un resurgimiento significativo con la llegada de tecnologías de iluminación LED y sistemas de control ambiental más avanzados. Estos avances tecnológicos permitieron el cultivo de plantas en capas verticales en interiores, en cualquier ubicación geográfica y durante todo el año, sin depender de las condiciones climáticas externas. El término “agricultura vertical” fue popularizado en 1999 por Dickson Despommier, profesor de salud pública y microbiología ambiental en la Universidad de Columbia, quien propuso la idea de utilizar rascacielos urbanos para cultivar alimentos y abordar los desafíos de la seguridad alimentaria en entornos urbanos densamente poblados.

Hoy en día, la agricultura vertical se ha convertido en un enfoque innovador y prometedor para la producción de alimentos, con gran interés y crecimiento en todo el mundo. Su capacidad para cultivar cultivos en ambientes controlados, sin la necesidad de grandes extensiones de tierra y con una mayor eficiencia en el uso de recursos, la ha posicionado como una solución clave para enfrentar los desafíos alimentarios y ambientales del siglo XXI.

¿Cuáles son las ventajas de la agricultura vertical?

La agricultura vertical es un sistema de producción agrícola que presenta varias ventajas, siendo las 3 principales:

Aprovechamiento eficiente del espacio

La agricultura vertical permite cultivar plantas en múltiples niveles, maximizando el uso del espacio disponible. Esto es especialmente beneficioso en áreas urbanas o con limitaciones de tierra, ya que se puede utilizar la altura de edificios para producir una mayor cantidad de alimentos por metro cuadrado.

Ahorro de agua

Este tipo de agricultura utiliza sistemas de riego inteligentes que entregan el agua directamente a las raíces de las plantas, reduciendo significativamente el consumo de agua en comparación con los métodos tradicionales de riego. Además, la recirculación del agua permite un uso más eficiente y sostenible de este recurso vital.

Control ambiental y reducción de plagas

Al cultivar en ambientes controlados, la agricultura vertical puede regular factores como la temperatura, la humedad y la luz solar, lo que crea condiciones óptimas para el crecimiento de las plantas. Esta gestión precisa del entorno también ayuda a prevenir la propagación de plagas y enfermedades, reduciendo la necesidad de pesticidas y mejorando la sanidad de los cultivos.

¿Cuáles son las desventajas de la agricultura vertical?

Como cualquier sistema de producción agrícola, la agricultura vertical también presenta varias desventajas, siendo las 3 principales:

Altos costos de implementación

La agricultura vertical requiere una inversión inicial significativa en infraestructura y tecnología, como sistemas de iluminación artificial, sistemas de riego automatizados y estructuras de soporte. Estos costos pueden ser prohibitivos para pequeños agricultores o comunidades con recursos limitados.

Dependencia de la energía

La operación de sistemas de iluminación artificial, ventilación y otros equipos necesarios en la agricultura vertical conlleva un alto consumo de energía. Esto puede resultar en facturas de electricidad elevadas y aumentar la huella de carbono del sistema agrícola, lo que no es ideal para promover la sostenibilidad y la reducción de impacto ambiental.

Limitaciones en el cultivo de ciertas especies

A pesar de los avances en tecnología, no todas las especies de plantas se adaptan bien a la agricultura vertical. Las plantas de gran tamaño o con raíces extensas pueden encontrar limitaciones en el espacio vertical disponible, lo que dificulta su cultivo de manera eficiente.

Ejemplos de agricultura vertical en el mundo

Para poner en contexto la aplicabilidad de la agricultura vertical, a continuación se presentan 3 ejemplos de agricultura vertical:

Japón

Japón es un país que ha adoptado ampliamente la agricultura vertical para abordar la escasez de tierras cultivables y la alta densidad de población. Empresas como Spread y Mirai utilizan sistemas hidropónicos y aeropónicos en rascacielos para cultivar hortalizas y vegetales de hoja verde. Este enfoque reduce la dependencia de la importación de alimentos y permite un mayor control de los factores ambientales.

Singapur

Singapur es una ciudad-estado con limitado espacio para la agricultura tradicional, por lo que ha invertido en la agricultura vertical para mejorar la autosuficiencia alimentaria. Sky Greens es una empresa pionera que utiliza torres verticales móviles que permiten un cultivo más eficiente y sostenible. La agricultura vertical en Singapur se centra principalmente en la producción de vegetales frescos y hierbas para satisfacer la demanda local.

Estados Unidos

En algunas áreas urbanas de Estados Unidos, como Nueva York y Chicago, han surgido granjas verticales en edificios abandonados o en espacios no utilizados. Empresas como Bowery Farming han implementado la agricultura vertical utilizando tecnologías avanzadas como la iluminación LED y la automatización para optimizar el crecimiento de cultivos en entornos controlados. Esto ayuda a reducir la huella de carbono y el transporte de alimentos desde áreas rurales.

Perspectivas de la agricultura vertical en el mundo

La agricultura vertical ha emergido como una perspectiva prometedora en el mundo agrícola debido a su capacidad para hacer un uso más eficiente del espacio y los recursos limitados. Esta forma de agricultura implica el cultivo de plantas en estructuras apiladas, como torres o estantes, en entornos controlados, como invernaderos o instalaciones hidropónicas. Una de las principales ventajas de este enfoque es su capacidad para aumentar significativamente la producción de alimentos por unidad de área cultivada, lo que es especialmente relevante en áreas urbanas densamente pobladas donde la disponibilidad de tierra es escasa. Además, la agricultura vertical puede ofrecer una mayor protección contra condiciones climáticas adversas y plagas, al tiempo que reduce la dependencia de pesticidas y herbicidas, lo que contribuye a la sostenibilidad ambiental.

Otra perspectiva importante de la agricultura vertical radica en su potencial para acortar las cadenas de suministro y reducir la huella de carbono asociada con el transporte de alimentos desde áreas rurales remotas hasta los centros urbanos. Al cultivar productos cerca de los consumidores, se pueden obtener alimentos frescos y de alta calidad con un menor consumo de energía para la distribución. Esto podría traducirse en una mayor frescura y una mayor disponibilidad de productos locales, lo que, a su vez, puede fortalecer la seguridad alimentaria y fomentar la economía local. Además, dado que la agricultura vertical a menudo utiliza sistemas hidropónicos o aeropónicos, que requieren menos agua en comparación con los métodos tradicionales de cultivo, también puede ser una respuesta prometedora a los desafíos relacionados con la escasez de agua en algunas regiones.

Aunque la agricultura vertical ofrece numerosas ventajas, también enfrenta desafíos significativos. La inversión inicial requerida para establecer instalaciones de este tipo puede ser considerable, lo que puede limitar el acceso a pequeños agricultores o comunidades con recursos financieros limitados. Además, la adopción generalizada de este enfoque requiere un mayor desarrollo tecnológico y la formación de agricultores para gestionar sistemas de producción más complejos. Por otro lado, la integración de la agricultura vertical en la sociedad y la regulación adecuada de estas prácticas serán temas clave para garantizar su sostenibilidad y seguridad alimentaria a largo plazo.

Todos los contenidos de esta serie:

Escucha Podcast Agricultura en Spotify, Apple, Amazon, iVoox y YouTube