Te podría interesar

Concepto de variedad vegetal y sus cinco características legales

variedades-vegetales

A grandes rasgos una variedad vegetal es un conjunto de plantas que tiene ciertas características que lo diferencian de otras variedades. Sin embargo, desde el punto de vista legal una variedad vegetal es aquella que presenta cinco características. Estas son indispensables para que la variedad se pueda poner bajo protección legal. Son novedad, distinción, homogeneidad, estabilidad y denominación.

Marco legal

El marco legal que sustenta las características mencionadas es aceptado internacionalmente por la UPOV. En México es el SNICS el responsable de su aplicación, a través de la Ley Federal de Variedades Vegetales. El desarrollador de una nueva variedad podrá recibir el título de obtentor si: la nueva variedad cumple con los requisitos y si se aprueban los trámites legales necesarios.

Cabe precisar que descubrir una nueva variedad no da derecho de protección. Para que una variedad vegetal esté en condiciones de ser protegida conforme a las leyes hay que cubrir un requisito más. Es necesario demostrar que la nueva variedad se ha mejorado a través de un proceso de mejoramiento. Como nota adicional, en México las variedades vegetales no se pueden patentar. Lo que se hace es que se solicitan los derechos de autor correspondientes.

Características

A continuación se da una breve descripción de las características mencionadas inicialmente:

Novedad

Para que una nueva variedad cumpla con este requisito es necesario que no se haya comercializado en México el año anterior a la solicitud de protección (para variedades que provienen de otros países es un requisito distinto).

Distinción

La nueva variedad se debe distinguir en al menos una característica técnica a la variedades ya existentes y conocidas hasta el momento (puede ser distinta en cosas como el tamaño, el color, el sabor, entre otros).

Homogeneidad

En una nueva variedad esta característica implica que todos los individuos deben mantener las mismas características, o ser estas lo suficientemente uniformes (por ejemplo, árboles frutales de la misma variedad deben tener una altura bastante similar).

Estabilidad

Una nueva variedad debe mantener todas sus características inalterables a lo largo de sucesivas reproducciones (una variedad no es estable si presenta una fruta de cierto sabor y con el paso del tiempo su descendencia adquiere otro sabor, por ejemplo).

Denominación

Aquella nueva variedad que cumpla con las características anteriores deberá adquirir un nombre que sea distinto al de cualquier otra variedad existente, y que no genere confusión con la denominación de otra variedad ya protegida.

Más información: