Suscríbete a mi canal de WhatsApp: Agronación

Portada del artículo sobre agricultura extensiva

¿Qué es la agricultura extensiva y cuál es su importancia?

Publicado:

| Actualizado:

La agricultura extensiva, en la actualidad, juega un papel vital en el mundo agrícola al abordar la creciente demanda de alimentos, el desarrollo sostenible y la preservación de los recursos naturales. Este enfoque de producción agrícola se caracteriza por el uso de grandes extensiones de tierra con una baja intensidad de insumos, lo que permite una mayor eficiencia en la utilización de recursos y una menor presión sobre el medio ambiente. Además, la agricultura extensiva desempeña un papel crucial en la generación de empleo en áreas rurales, contribuyendo significativamente al crecimiento económico de muchas naciones. En este artículo técnico, exploraremos la historia y el desarrollo de la agricultura extensiva, destacando su importancia actual en el contexto agrícola mundial.

¿Cuándo y cómo surgió la agricultura extensiva?

La agricultura extensiva tiene sus raíces en las primeras formas de producción agrícola que se remontan al Neolítico, hace aproximadamente 10,000 años. En ese período, cuando las sociedades humanas abandonaron la caza y recolección para asentarse en comunidades agrícolas, surgió la necesidad de aprovechar extensas áreas de tierra para cultivar cultivos y criar ganado. Estos sistemas agrícolas iniciales se caracterizaban por el uso extensivo de la tierra, con métodos de cultivo rudimentarios y una baja intensidad de mano de obra y recursos. Las prácticas agrícolas se basaban en la observación y experiencia, y las comunidades se establecían en áreas con suelos adecuados y acceso a fuentes de agua.

A lo largo de la historia, la agricultura extensiva evolucionó con el desarrollo de tecnologías agrícolas y la expansión de las civilizaciones. En muchas culturas antiguas, como en las civilizaciones mesopotámicas, egipcias y romanas, se emplearon sistemas de agricultura extensiva para alimentar a poblaciones crecientes y mantener el poder económico. Con el tiempo, la introducción de herramientas agrícolas más eficientes, como el arado y la invención de la agricultura de secano y regadío, permitió una mayor productividad y una extensión aún mayor de las tierras cultivadas. La expansión hacia nuevas regiones durante la era de los descubrimientos también impulsó la adopción de prácticas agrícolas extensivas en diferentes partes del mundo.

Hoy en día, la agricultura extensiva continúa desempeñando un papel crucial en la producción de alimentos a gran escala, especialmente en regiones donde la disponibilidad de tierra es alta y los costos de mano de obra son más bajos. Si bien se han implementado avances tecnológicos y prácticas agrícolas más sostenibles para mejorar la eficiencia y reducir el impacto ambiental, la agricultura extensiva sigue siendo una parte importante del panorama agrícola global, abasteciendo una parte significativa de la demanda mundial de alimentos.

¿Cuáles son las ventajas de la agricultura extensiva?

La agricultura extensiva es un sistema de producción agrícola que presenta varias ventajas, siendo las 3 principales:

Eficiencia en el uso de recursos

La agricultura extensiva se caracteriza por el uso de grandes extensiones de tierra, lo que permite una distribución más amplia de cultivos y ganado. Esto reduce la competencia por recursos, como la luz solar y nutrientes del suelo, lo que resulta en una mayor eficiencia en el uso de estos elementos esenciales para el crecimiento de las plantas y el desarrollo del ganado.

Menor presión ambiental

Al emplear extensiones de tierra más grandes, la agricultura extensiva reduce la intensidad de insumos químicos y maquinaria utilizados por unidad de área cultivada. Esta práctica disminuye el impacto ambiental negativo, como la contaminación del suelo y del agua, la erosión y la pérdida de biodiversidad, lo que promueve una producción más sostenible y amigable con el entorno natural.

Contribución económica y empleo rural

La agricultura extensiva tiende a generar empleo en áreas rurales, ya que requiere mano de obra para la gestión y el mantenimiento de las grandes extensiones de tierra. Esto contribuye al desarrollo económico de las comunidades agrícolas, generando ingresos y mejorando la calidad de vida de los agricultores y sus familias. Además, la producción a gran escala proporciona una mayor cantidad de productos agrícolas para el mercado, lo que contribuye a la estabilidad y seguridad alimentaria a nivel nacional y global.

¿Cuáles son las desventajas de la agricultura extensiva?

Como cualquier sistema de producción agrícola, la agricultura extensiva también presenta varias desventajas, siendo las 3 principales:

Degradación del suelo y pérdida de biodiversidad

La agricultura extensiva, al centrarse en la producción a gran escala, suele implicar el uso intensivo de maquinaria pesada y productos químicos. Esto puede llevar a la compactación del suelo, la erosión y la degradación de la calidad del suelo. Además, el monocultivo y la eliminación de áreas naturales para la agricultura pueden reducir la biodiversidad local, afectando negativamente a la flora y fauna autóctonas.

Uso insostenible de recursos hídricos

La agricultura extensiva a menudo requiere grandes cantidades de agua para regar los cultivos, especialmente en áreas de baja precipitación. El uso excesivo de recursos hídricos puede agotar las fuentes de agua locales, afectando a los ecosistemas acuáticos y a las comunidades que dependen del agua para el consumo humano y otras actividades.

Vulnerabilidad a plagas y enfermedades

Debido al cultivo repetido de un solo tipo de cultivo en grandes extensiones de tierra, la agricultura extensiva es más propensa a la propagación de plagas y enfermedades. La falta de diversidad en los cultivos facilita la aparición y proliferación de insectos y patógenos específicos, lo que puede resultar en la pérdida de cosechas y la necesidad de aumentar el uso de pesticidas, con sus consecuentes impactos ambientales y de salud.

Ejemplos de agricultura extensiva en el mundo

Para poner en contexto la aplicabilidad de la agricultura extensiva, a continuación se presentan 3 ejemplos de agricultura extensiva:

Estados Unidos

La agricultura extensiva se ha aplicado extensamente en Estados Unidos, especialmente en regiones como las Grandes Llanuras y el Medio Oeste. Grandes extensiones de tierra se destinan a monocultivos como el maíz y la soja, utilizando maquinaria pesada y tecnología moderna para aumentar la productividad.

Brasil

En Brasil, la agricultura extensiva es ampliamente practicada en la región del Cerrado y la Amazonía. Se destinan grandes áreas para la producción de cultivos como la soja, el maíz y el algodón, lo que ha llevado a la deforestación y la conversión de tierras naturales en campos agrícolas.

Rusia

La agricultura extensiva es común en las vastas extensiones de tierra agrícola en Rusia, especialmente en las regiones de Siberia y el Cáucaso. Se cultivan grandes áreas con trigo, cebada y otros cultivos cereales, aprovechando la riqueza de tierras disponibles en el país.

Perspectivas de la agricultura extensiva en el mundo

La agricultura extensiva sigue siendo una práctica común en muchas partes del mundo, especialmente en regiones con abundantes extensiones de tierra disponibles. En términos de producción a gran escala, esta forma de agricultura ha demostrado ser eficiente para cultivar cultivos como cereales, oleaginosas y algunos vegetales. Sin embargo, las perspectivas futuras presentan desafíos significativos. La creciente demanda mundial de alimentos y recursos naturales plantea la cuestión de la sostenibilidad de la agricultura extensiva. Se espera que la expansión agrícola para aumentar la producción choque con la necesidad de conservar áreas naturales y biodiversidad.

Una perspectiva importante es mejorar la gestión ambiental en la agricultura extensiva. La implementación de prácticas agrícolas sostenibles, como la rotación de cultivos, el uso de cultivos de cobertura y la reducción del uso de productos químicos, puede ayudar a mitigar los impactos negativos en el suelo y la biodiversidad. Además, la adopción de tecnologías más eficientes y respetuosas con el medio ambiente, como el riego por goteo y la agricultura de precisión, podría optimizar el uso de recursos y reducir la huella ecológica de esta práctica agrícola.

Otra perspectiva relevante es la integración de enfoques agroecológicos en la agricultura extensiva. Al fomentar la diversificación de cultivos y la interacción positiva entre las diferentes especies, se pueden mejorar la resiliencia del sistema agrícola frente a plagas y enfermedades. Además, promover la colaboración con comunidades locales y expertos en agroecología puede ayudar a desarrollar prácticas más sostenibles y adaptadas a las condiciones específicas de cada región. En conjunto, estas perspectivas ofrecen oportunidades para abordar los desafíos de la agricultura extensiva y avanzar hacia sistemas agrícolas más equilibrados y respetuosos con el medio ambiente.

Todos los contenidos de esta serie:

Cada semana un correo con lo más relevante del agro

Te llegará un correo de confirmación (revisa en spam)