El podcast del agro que debes escuchar para aprender sobre el sector

Geopolítica agrícola de leguminosas en Asia

La geopolítica agrícola de las leguminosas en Asia

Publicado:

| Actualizado:

La importancia socioeconómica de las leguminosas en Asia es considerable, debido a su rol fundamental en la nutrición, la economía y la sostenibilidad agrícola de la región.

Estos cultivos, que incluyen lentejas, garbanzos y guisantes, son una fuente esencial de proteínas y nutrientes para una población creciente, ofreciendo una alternativa accesible a las proteínas animales.

En términos económicos, las leguminosas son vitales para la economía rural, proporcionando medios de subsistencia a millones de agricultores, especialmente en zonas donde las condiciones del suelo y climáticas son desafiantes para otros cultivos.

Además, las leguminosas tienen un papel ecológico crucial, ya que su capacidad para fijar nitrógeno mejora la fertilidad del suelo, reduciendo la necesidad de fertilizantes sintéticos y apoyando prácticas agrícolas más sostenibles.

Este conjunto de beneficios posiciona a las leguminosas como un componente clave en la seguridad alimentaria y el desarrollo sostenible de Asia.

¿Cómo ha cambiado la producción de leguminosas en la región?

En los últimos 50 años Asia ha experimentado cambios significativos en el liderazgo de la producción de leguminosas, un grupo de cultivos crucial para la dieta y la agricultura de la región.

Históricamente, países como India y China han sido líderes predominantes en la producción de leguminosas, particularmente de lentejas, garbanzos y guisantes. En la India la producción de leguminosas ha sido una parte integral de su sistema agrícola, tanto por su valor nutricional como por su capacidad para mejorar la fertilidad del suelo mediante la fijación de nitrógeno.

Sin embargo, a lo largo de las últimas décadas, los desafíos relacionados con el cambio climático, la gestión del agua y la necesidad de diversificar los cultivos han influido en la producción de leguminosas en la región.

Desde la década de 1970 ha habido un impulso en Asia, especialmente en el sur y sudeste, para aumentar la diversificación de cultivos y mejorar la eficiencia en la producción de leguminosas. Esto ha llevado a una mayor inversión en investigación y desarrollo, enfocándose en variedades de leguminosas más resistentes y productivas.

Países como Myanmar y Tailandia han emergido como importantes productores de ciertas leguminosas, contribuyendo así a un cambio en el panorama de producción en Asia. Este cambio ha sido impulsado en parte por la creciente demanda tanto interna como global, y por la necesidad de adaptarse a las condiciones cambiantes del mercado y del clima.

En los últimos años el enfoque en la sostenibilidad y la seguridad alimentaria ha llevado a un renovado interés en las leguminosas en Asia. La creciente conciencia sobre los beneficios medioambientales de estas, como su bajo requerimiento de insumos químicos y su capacidad para mejorar la salud del suelo, ha revalorizado su cultivo.

Además, el creciente interés en dietas basadas en plantas a nivel mundial ha incrementado la demanda de leguminosas, posicionando a Asia no solo como un centro de producción tradicional sino también como un actor clave en el suministro global de estos cultivos esenciales.

¿Qué países de Asia exportan más leguminosas?

Los 3 países que más leguminosas exportan de Asia son:

India

India se destaca como el principal exportador de leguminosas en Asia, y esto se debe a varios factores. El país tiene una larga tradición en el cultivo de leguminosas, que son fundamentales en la dieta local.

Además, India ha desarrollado una capacidad significativa en términos de volumen de producción, tecnología agrícola adaptada a estos cultivos y una cadena de suministro eficiente que facilita la exportación.

El gobierno indio, a través de políticas y programas de apoyo, ha incentivado la producción de leguminosas, lo que ha permitido no solo satisfacer la demanda interna sino también exportar a mercados internacionales.

Myanmar

Myanmar ha emergido como un exportador clave de leguminosas en Asia, especialmente en lo que respecta a frijoles y guisantes. El país ha experimentado un crecimiento significativo en la producción de estas leguminosas, atribuido a la adaptación de prácticas agrícolas modernas y al aumento de la superficie cultivada.

La ubicación geográfica de Myanmar y su clima son favorables para el cultivo de varias leguminosas, y esto, combinado con una creciente inversión en el sector agrícola, ha impulsado su capacidad de exportación. Los frijoles y guisantes de Myanmar son particularmente demandados en mercados asiáticos y europeos.

China

China es otro importante exportador de leguminosas en la región de Asia. Aunque es más conocida por su producción masiva de cereales, China también ha desarrollado una industria significativa en torno a las leguminosas, incluyendo la soya y otros cultivos.

La combinación de un área extensa de tierras agrícolas, tecnologías avanzadas en agricultura y una fuerte infraestructura de exportación permite a China desempeñar un papel clave en el mercado global de leguminosas. Además, la diversificación de la agricultura china hacia cultivos de alto valor, ha sido una estrategia para satisfacer tanto la demanda interna como la exportación.

¿Qué países de Asia importan más leguminosas?

Los 3 países que más leguminosas importan de Asia son:

India

India se encuentra entre los mayores importadores de leguminosas en Asia, una posición que se explica por la alta demanda interna debido a su gran población y la importancia cultural de estos cultivos en la dieta india.

Las leguminosas, como los garbanzos, lentejas y frijoles, son esenciales en la alimentación india, siendo una fuente primaria de proteínas, especialmente en las dietas vegetarianas que son comunes en el país.

A pesar de ser un gran productor, la demanda interna de India supera a menudo su producción, llevando a la necesidad de importaciones significativas para satisfacer las necesidades de su población.

Bangladesh

Bangladesh, con una población densamente poblada y creciente, es otro gran importador de leguminosas en Asia. Este país depende de las importaciones para complementar su producción nacional de leguminosas, que es insuficiente para satisfacer las necesidades de su población.

Las leguminosas son un componente esencial de la dieta en Bangladesh, proporcionando una fuente vital de proteínas y nutrientes en un país donde la seguridad alimentaria es una preocupación constante.

Las limitaciones en la producción agrícola, debido a factores como el tamaño reducido del país y los desafíos climáticos, hacen que las importaciones sean esenciales para garantizar la disponibilidad de estos alimentos básicos.

Pakistán

Pakistán se cuenta entre los principales importadores de leguminosas en la región asiática. La demanda de leguminosas en Pakistán está impulsada por su alta población y la preferencia cultural por estos cultivos en la dieta.

Las leguminosas, incluyendo lentejas, garbanzos y varios tipos de frijoles, son un alimento básico en la cocina paquistaní, utilizados en una variedad de platos tradicionales.

A pesar de tener un sector agrícola significativo, Pakistán enfrenta desafíos en términos de rendimiento y diversificación de cultivos, lo que resulta en una dependencia de las importaciones para satisfacer sus necesidades alimentarias.

Riesgos geopolíticos que afrontan las leguminosas en Asia

En Asia, la producción y comercio de leguminosas enfrentan varios riesgos geopolíticos que pueden impactar significativamente en la seguridad alimentaria y la economía de la región.

Uno de los principales riesgos es la dependencia de ciertos países en importaciones de leguminosas, lo que los hace vulnerables a las fluctuaciones en los mercados internacionales y a las políticas de exportación de otros países.

Países como India, Bangladesh y Pakistán dependen en gran medida de las importaciones para satisfacer su demanda interna de leguminosas. Esto los hace susceptibles a los cambios en los precios globales y a las interrupciones en la cadena de suministro causadas por factores políticos o económicos en los países exportadores.

Otro riesgo geopolítico importante es el impacto del cambio climático en la producción de leguminosas. Asia, siendo una región diversa en términos de clima y geografía, enfrenta varios desafíos climáticos como sequías, inundaciones y cambios en los patrones de lluvia, que pueden afectar la producción de leguminosas.

Estos cambios climáticos pueden llevar a una disminución en la producción en algunos de los principales países productores de leguminosas en Asia, como India y Myanmar, lo que no solo afectaría la seguridad alimentaria dentro de estos países, sino que también podría tener un impacto en los mercados globales, dado el papel significativo que Asia juega en la producción mundial de leguminosas.

Finalmente, los conflictos y tensiones políticas dentro de la región de Asia presentan un riesgo para la producción y el comercio de leguminosas. Los conflictos internos o entre países pueden llevar a la interrupción de las cadenas de suministro, afectando tanto la producción como la distribución de leguminosas.

Además, las políticas proteccionistas o las restricciones comerciales impuestas por razones políticas pueden limitar el acceso a los mercados para los productores de leguminosas, afectando su capacidad para exportar.

Estos riesgos geopolíticos requieren una atención cuidadosa por parte de los gobiernos y las organizaciones internacionales para garantizar la estabilidad en la producción y el comercio de leguminosas en Asia.

Todos los contenidos de esta serie: