La fotoperioricidad como factor importante para la floración

fotoperiodicidad

La fotoperiodicidad es una reacción fisiológica que presentan las plantas. Dicha reacción se debe a la relación de la duración entre el día y la noche. También se le conoce como fotoperiodismo. Se trata de un término que también aplica para los animales aunque ahora nos interesa el reino vegetal. Gracias a una proteína las plantas tienen manera de saber cuanto dura el día y cuanto la noche. Se trata de una proteína fotorreceptora conocida como fitocromo.

A pesar de que actualmente sabemos que la luz juega un papel fundamental en el crecimiento y desarrollo de las plantas, el concepto de fotoperiodismo es relativamente muy reciente. W. W. Garner y H. A. Allard, investigadores del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), descubrieron hace unos 70 años el efecto de la duración del día sobre la floración, al estudiar el comportamiento de la variedad de tabaco Maryland Mammoth y la variedad de soya Biloxi.

El fotoperiodismo en las plantas

El llamado fitocromo o criptocromo es una proteína sensible a la luz que está presente en muchas plantas con flores (angiospermas). Esta permite a las plantas detectar la relación de duración entre el día y la noche, que es lo que se conoce como fotoperiodo. La clasificación de las plantas en relación a su fotoperiodismo se realiza en días largos, neutros y cortos. A continuación se explica cada caso.

Plantas de día largo

Son plantas que requieren apenas un par de horas de oscuridad cada 24 horas para poder inducir su floración.

Plantas de día neutro

Su floración no se basa en el fotoperiodismo porque florecen sin importar las horas de oscuridad a las que se vean sometidas cada noche.

Plantas de día corto

Son plantas que necesitan más horas de oscuridad ininterrumpidas cada 24 horas para poder inducir su floración.

¿Un cuarto grupo?

Algunos investigadores han propuesto un cuarto grupo de clasificación. Lo conformarían plantas de día intermedio. Este grupo estaría compuesto por plantas que requieren periodos de luz de longitud intermedia. El caso más representativo es el de la caña de azúcar, que no florece si el periodo de luz es mayor o menor a un valor intermedio.

Floración en plantas

En el caso de las plantas de día neutro, al no ser influenciadas por la duración día/noche, hay otros factores que permiten su floración. Por lo general se trata de plantas que florecen cuando alcanzan cierto periodo de madurez. Aunque algunas lo hacen después de otro tipo de estímulos ambientales, como puede ser un periodo de baja temperatura (que se conoce como vernalización).

Para el hemisferio norte las plantas de día largo suelen florecer principalmente en primavera y verano. En ambas estaciones los días se van alargando y hay menos horas de oscuridad. En cambio, las plantas de día corto suelen florecer en verano y otoño. Para estas estaciones los días se van acortando y hay más horas de oscuridad.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el fitocromo es solo uno de los factores que tienen influencia en la floración. Existen muchas otras sustancias que son promotoras o inhibidoras de la floración. Por tal motivo el estudio de la floración es un tema complejo donde se involucran una gran multitud de factores. Incluso el propio estudio de la fotoperioricidad aún tiene mucho por delante.

Más información:

Be the first to comment on "La fotoperioricidad como factor importante para la floración"

Deja un comentario, por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.