Clases para profesionistas agrícolas que quieren escapar del promedio

Fitosanidad de cultivo para pepino

Principales plagas y enfermedades del cultivo del pepino

Publicado:

| Actualizado:

La fitosanidad del pepino es crucial para asegurar el éxito de su cultivo. La fitosanidad implica mantener las plantas libres de plagas y enfermedades, lo que resulta esencial para obtener una producción de calidad y en cantidad. Las plagas comunes que afectan al pepino incluyen ácaros, pulgones y la mosca blanca. Estas plagas pueden dañar severamente las hojas, los tallos y los frutos, disminuyendo así el rendimiento y la calidad de la cosecha.

Las enfermedades también representan un gran desafío. El mildiu y el oídio son dos de las más prevalentes. Estas enfermedades fúngicas pueden propagarse rápidamente bajo condiciones favorables, como alta humedad y temperaturas moderadas. El control efectivo de estas enfermedades requiere un monitoreo constante y la aplicación de fungicidas adecuados. Sin embargo, la prevención es siempre preferible. Por ello, prácticas como la rotación de cultivos, el uso de variedades resistentes y la correcta ventilación, en el caso de producir en invernadero, son fundamentales para mantener la fitosanidad del pepino.

Otro aspecto relevante es el manejo del suelo y del agua. Un suelo bien drenado y una correcta gestión del riego ayudan a prevenir problemas de raíces, como la pudrición causada por Phytophthora. Además, el uso de fertilizantes equilibrados fortalece las plantas, haciéndolas menos susceptibles a enfermedades y plagas.

La fitosanidad del pepino también tiene un impacto directo en la comercialización. Los frutos dañados o deformados tienen menor aceptación en el mercado, lo que puede afectar negativamente los ingresos del productor. Además, el uso excesivo o inadecuado de pesticidas puede dejar residuos en los frutos, lo que no solo es perjudicial para la salud del consumidor, sino que también puede resultar en el rechazo del producto en mercados que exigen altos estándares de seguridad alimentaria.

Por último, la implementación de un plan integral de fitosanidad ayuda a reducir los costos a largo plazo. Aunque pueda parecer costoso inicialmente, el manejo preventivo y el control adecuado de plagas y enfermedades minimizan las pérdidas y optimizan los recursos. Además, contribuye a la sostenibilidad del cultivo, al reducir la dependencia de químicos y fomentar prácticas agrícolas más respetuosas con el medioambiente.

Plagas del pepino

5 de las plagas más importantes del cultivo del pepino son:

Pulgones (Aphididae)

Estos pequeños insectos se alimentan de la savia de las plantas, debilitándolas y transmitiendo virus fitopatógenos. Los pulgones se agrupan en colonias en el envés de las hojas, los brotes tiernos y los tallos. Pueden causar deformaciones en las hojas y retrasar el crecimiento de la planta. Además, excretan una sustancia azucarada llamada melaza, que favorece el desarrollo de hongos negros como la fumagina.

Araña roja (Tetranychus urticae)

Este ácaro es una de las plagas más comunes en el cultivo del pepino, especialmente en condiciones de alta temperatura y baja humedad. La araña roja se alimenta succionando el contenido celular de las hojas, lo que provoca un moteado amarillo y una disminución en la fotosíntesis. Una infestación severa puede llevar a la defoliación de las plantas. Su control requiere un monitoreo constante y la aplicación de acaricidas específicos.

Mosca blanca (Bemisia tabaci)

Esta plaga ataca tanto en campo abierto como en invernaderos. La mosca blanca se alimenta de la savia de las hojas, debilitando la planta y transmitiendo virus como el virus del rizado amarillo del tomate (TYLCV). Las larvas y adultos excretan melaza, favoreciendo también el crecimiento de fumagina. El manejo integrado de esta plaga incluye el uso de trampas cromáticas, control biológico con parasitoides y la aplicación de insecticidas.

Trips (Frankliniella occidentalis)

Los trips son pequeños insectos que dañan las hojas, flores y frutos del pepino al raspar y succionar el contenido celular. Esto causa manchas plateadas y deformaciones en las hojas, y puede afectar la calidad de los frutos. Además, los trips son vectores de varios virus que afectan al pepino. Para controlar esta plaga se utilizan trampas adhesivas, depredadores naturales como ácaros depredadores y aplicaciones regulares de insecticidas específicos.

Minador de hojas (Liriomyza spp.)

Las larvas de estos pequeños dípteros crean galerías en las hojas al alimentarse del tejido interno, lo que reduce la capacidad fotosintética de la planta y debilita su crecimiento. Las galerías son visibles como líneas blancas serpenteantes en las hojas. Un manejo efectivo del minador de hojas incluye el uso de control biológico con parasitoides y la aplicación de insecticidas selectivos para minimizar el impacto en los enemigos naturales.

Enfermedades del pepino

5 de las enfermedades más importantes del cultivo del pepino son:

Mildiu (Pseudoperonospora cubensis)

Esta enfermedad fúngica es una de las más devastadoras para el pepino. Se manifiesta como manchas amarillas en las hojas que se vuelven marrones con el tiempo. En el envés de las hojas se desarrolla un moho gris oscuro. El mildiu se propaga rápidamente en condiciones de alta humedad y temperaturas moderadas. El manejo incluye el uso de variedades resistentes, la rotación de cultivos y la aplicación de fungicidas preventivos.

Oídio (Erysiphe cichoracearum y Sphaerotheca fuliginea)

El oídio se presenta como un polvo blanco sobre las hojas, tallos y brotes del pepino. Esta enfermedad reduce la fotosíntesis, debilita las plantas y afecta la calidad de los frutos. Se favorece en ambientes secos con alta humedad relativa. Las estrategias de control incluyen la eliminación de restos de plantas infectadas, el uso de fungicidas específicos y la mejora de la ventilación en invernaderos.

Virus del Mosaico del Pepino (CMV)

El CMV es transmitido por pulgones y causa manchas amarillas y mosaicos en las hojas, deformando los frutos y reduciendo su calidad. Las plantas afectadas presentan un crecimiento retardado y menor rendimiento. Para manejar esta enfermedad, se recomienda el uso de variedades resistentes, el control de pulgones y la eliminación de plantas infectadas.

Podredumbre de raíz y tallo (Phytophthora spp. y Fusarium spp.)

Estas enfermedades del suelo causan la descomposición de las raíces y la base del tallo, llevando al marchitamiento y muerte de la planta. Los síntomas incluyen hojas amarillentas y el colapso de las plantas. Es crucial asegurar un buen drenaje del suelo, practicar la rotación de cultivos y utilizar fungicidas específicos para controlar estos patógenos.

Antracnosis (Colletotrichum orbiculare)

Esta enfermedad causa manchas circulares y hundidas en las hojas, tallos y frutos. Las manchas pueden ser de color marrón a negro y suelen tener un borde más oscuro. La antracnosis se desarrolla en condiciones de alta humedad y temperaturas cálidas. El manejo incluye el uso de semillas certificadas libres de patógenos, la eliminación de residuos de cultivos y la aplicación de fungicidas.

Nota: Dependiendo del país los nombres comunes pueden cambiar.

Todos los contenidos de esta serie:

Escucha Podcast Agricultura en Spotify, Apple, Amazon, iVoox y YouTube