Suscríbete a mi canal de WhatsApp: Agronación

Fitosanidad de cultivo para manzana

Principales plagas y enfermedades del cultivo de la manzana

Publicado:

| Actualizado:

La fitosanidad de la manzana juega un papel crucial en el éxito y sostenibilidad de este cultivo, al ser determinante para asegurar la salud y productividad de los árboles, así como la calidad y seguridad de las frutas producidas. Esta importancia radica en varios factores clave.

Primero, los árboles de manzana son susceptibles a una amplia gama de enfermedades y plagas, que pueden afectar desde las raíces hasta las hojas y frutos. Enfermedades causadas por hongos, como el oídio y la sarna del manzano, pueden mermar significativamente la calidad de la fruta y reducir la producción. Asimismo, plagas como el ácaro rojo europeo y la polilla de la manzana, tienen el potencial de causar daños severos no solo a la producción del año en curso, sino también a la salud a largo plazo de los árboles.

Además, la fitosanidad de la manzana influye directamente en la capacidad de los productores para acceder a mercados tanto nacionales como internacionales. Los estándares de calidad y seguridad alimentaria son cada vez más exigentes, y la presencia de residuos de plaguicidas o la detección de enfermedades pueden limitar el acceso a estos mercados, afectando la rentabilidad de los productores.

La gestión integrada de plagas se presenta como una estrategia fundamental dentro de la fitosanidad de la manzana. Esta aproximación combina prácticas culturales, control biológico y el uso judicioso de productos fitosanitarios, buscando no solo combatir efectivamente las plagas y enfermedades, sino también minimizar el impacto ambiental y asegurar la seguridad alimentaria.

Finalmente, el cambio climático introduce nuevos desafíos a la fitosanidad de la manzana, alterando los patrones de distribución de plagas y enfermedades y haciendo más complejo su manejo. Esto refuerza la necesidad de una constante innovación y adaptación en las prácticas de manejo fitosanitario, para garantizar la sostenibilidad de este cultivo frente a un contexto climático cambiante.

Plagas de la manzana

5 de las plagas más importantes del cultivo de la manzana son:

Polilla de la manzana (Cydia pomonella)

Este lepidóptero es quizás la plaga más dañina para los cultivos de manzana. Las larvas se alimentan del interior de las frutas, lo que no solo afecta la calidad del fruto, sino que también reduce significativamente los rendimientos. La implementación de técnicas de control biológico, como la liberación de enemigos naturales y el uso de feromonas para confusión sexual, son estrategias clave en el manejo integrado de esta plaga.

Ácaro rojo europeo (Panonychus ulmi)

Estos ácaros son diminutos pero pueden causar grandes daños al alimentarse de las hojas de los árboles, lo que lleva a una disminución de la fotosíntesis y, en consecuencia, afecta al desarrollo de la fruta. El manejo eficaz de esta plaga incluye el monitoreo regular de las poblaciones y el uso de acaricidas específicos cuando sea necesario.

Carpocapsa o gusano de la fruta (Cydia pomonella)

Aunque a menudo se confunde con la polilla de la manzana debido a similitudes en el daño que causan, sus estrategias de manejo pueden variar. Las prácticas culturales como la eliminación de frutas caídas y el uso de trampas pueden ser efectivas para controlar esta plaga.

Pulgón lanígero (Eriosoma lanigerum)

Estos pequeños insectos chupadores se alimentan de la savia de los árboles, debilitándolos y transmitiendo enfermedades. El control biológico, mediante la introducción de sus enemigos naturales como ciertas especies de avispas parasitoides, es una estrategia sostenible para su manejo.

Escarabajo japonés (Popillia japonica)

Este escarabajo es una plaga significativa para los cultivos de manzana, ya que se alimenta de las hojas de los árboles, causando un daño considerable que puede llevar a la defoliación y debilitamiento de estos. Su control es complejo debido a su amplio rango de plantas hospederas y puede incluir desde la captura manual, el uso de trampas, hasta la aplicación de insecticidas específicos en casos de infestaciones graves. La gestión integrada de plagas, incluyendo medidas preventivas y el monitoreo regular, es esencial para mitigar su impacto.

Enfermedades de la manzana

5 de las enfermedades más importantes del cultivo de la manzana son:

Sarna del manzano (Venturia inaequalis)

Esta enfermedad fúngica es una de las más comunes y destructivas para los cultivos de manzana. Se manifiesta en las hojas, los frutos y, en casos severos, en los tallos de los árboles, produciendo lesiones que deterioran la calidad de la fruta y pueden reducir significativamente el rendimiento. Un manejo eficaz incluye prácticas culturales como la eliminación de residuos de cultivos que pueden albergar el hongo durante el invierno, así como el uso estratégico de fungicidas.

Fuego bacteriano (Erwinia amylovora)

Esta enfermedad bacteriana afecta a varios miembros de la familia de las rosáceas, incluida la manzana. Se caracteriza por la muerte rápida de brotes y ramas, que adquieren un aspecto quemado. El control del fuego bacteriano es complejo y requiere la eliminación y destrucción de partes infectadas, el uso de medidas de cuarentena para prevenir la propagación y, en algunos casos, el uso de antibióticos específicos permitidos en agricultura.

Oídio del manzano (Podosphaera leucotricha)

Esta enfermedad fúngica afecta principalmente a las hojas y brotes jóvenes, cubriéndolos con un polvo blanco. Reduce la vitalidad de los árboles y puede afectar el desarrollo de la fruta. El control efectivo se logra mediante la selección de variedades resistentes, prácticas culturales adecuadas y la aplicación de fungicidas cuando es necesario.

Podredumbre parda (Monilinia fructicola)

Esta enfermedad afecta a los frutos en el árbol o después de la cosecha, causando una podredumbre marrón que rápidamente puede envolver toda la fruta. La gestión incluye la eliminación de frutas infectadas, tanto en el árbol como en el suelo, y el uso de fungicidas para proteger los frutos durante periodos críticos.

Mancha foliar (Alternaria spp.)

Aunque menos común, esta enfermedad puede afectar a las hojas de los manzanos, causando manchas oscuras que debilitan el árbol al reducir su capacidad fotosintética. El manejo se centra en prácticas culturales que promuevan una buena circulación de aire entre las ramas y el uso de fungicidas si se considera necesario.

Nota: Dependiendo del país los nombres comunes pueden cambiar.

Todos los contenidos de esta serie:

Cada semana un correo con lo más relevante del agro

Te llegará un correo de confirmación (revisa en spam)