Fitosanidad de cultivo para fresa

Principales plagas y enfermedades del cultivo de la fresa

Publicado:

| Actualizado:

La fitosanidad en el cultivo de fresa es crucial debido a la sensibilidad de esta fruta a diversas enfermedades y plagas. La fresa, siendo un cultivo de alto valor, requiere una gestión fitosanitaria meticulosa para asegurar tanto su calidad como su rendimiento.

Las enfermedades más comunes incluyen la antracnosis, causada por el hongo Colletotrichum, y la botritis o podredumbre gris, causada por Botrytis cinerea. Asimismo, las plagas como los ácaros y los trips pueden afectar significativamente la producción.

Un manejo eficaz de estas enfermedades y plagas no solo protege la inversión del agricultor, sino que también garantiza la disponibilidad de fresas saludables para el consumidor, resaltando la importancia de aplicar prácticas agrícolas sostenibles y métodos de control integrado.

Plagas de la fresa

5 de las plagas más importantes del cultivo de la fresa son:

Gusano gris (Agrotis ipsilon)

El gusano gris es una plaga significativa en el cultivo de fresa. Las larvas de esta especie causan daños importantes al alimentarse de las raíces y los frutos en contacto con el suelo, lo que puede llevar a una disminución notable en la calidad y cantidad de la producción.

El daño es especialmente grave cuando las larvas cortan los tallos jóvenes a nivel del suelo, provocando el marchitamiento y la muerte de las plantas.

Ácaro de la fresa (Tetranychus urticae)

El ácaro de la fresa es un ácaro diminuto pero destructivo que ataca principalmente las hojas de las plantas de fresa. Estos ácaros succionan los jugos de las hojas, causando la aparición de manchas amarillas o pálidas, lo que conduce a una reducción de la fotosíntesis y, en consecuencia, a una disminución en el crecimiento y rendimiento del cultivo. En infestaciones severas, las hojas pueden secarse y caer, afectando gravemente la salud general de la planta.

Trips de la fresa (Frankliniella occidentalis)

El trips de la fresa es una plaga común en los cultivos de fresa. Estos pequeños insectos causan daños al alimentarse de los órganos florales y frutos jóvenes, provocando deformaciones, manchas oscuras y reducción en el tamaño de las fresas.

Además, son vectores de virus y hongos que pueden provocar enfermedades adicionales en el cultivo, aumentando el impacto negativo en la producción.

Barrenador de la corona (Aegorhinus superciliosus)

El barrenador de la corona es un insecto cuyas larvas se alimentan de la corona y las raíces de las plantas de fresa. Este daño puede inhibir el crecimiento normal de la planta, reducir el rendimiento y, en casos graves, provocar la muerte de la planta. Las plantas afectadas suelen mostrar síntomas de marchitamiento y retraso en el crecimiento, lo que afecta directamente la productividad del cultivo.

Polilla del gorgojo de la fresa (Anthonomus signatus)

La polilla del gorgojo de la fresa es un pequeño gorgojo cuyas larvas se alimentan de los botones florales de la fresa, causando su caída prematura y la consiguiente pérdida de producción.

Los adultos también pueden causar daños al alimentarse de las hojas y flores, lo que afecta adicionalmente la capacidad de la planta para producir frutos. Esta plaga puede tener un impacto económico significativo, especialmente si no se controla adecuadamente.

Enfermedades de la fresa

5 de las enfermedades más importantes del cultivo de la fresa son:

Podredumbre gris (Botrytis cinerea)

La podredumbre gris es una de las enfermedades más destructivas en el cultivo de fresa. Esta enfermedad afecta principalmente los frutos, aunque también puede dañar flores y hojas.

Se caracteriza por la aparición de un moho grisáceo en la superficie de las fresas, llevando a su pudrición. Las condiciones de alta humedad y temperaturas moderadas favorecen su desarrollo.

La infección por Botrytis cinerea puede provocar pérdidas significativas en la producción y calidad del fruto, especialmente durante el almacenamiento y transporte.

Marchitez por verticillium (Verticillium dahliae)

La marchitez por verticillium es una enfermedad vascular que afecta a las plantas de fresa. Se caracteriza por el marchitamiento y amarillamiento de las hojas, seguido de un secado progresivo de la planta.

Este hongo invade y obstruye los vasos xilemáticos, impidiendo el transporte de agua y nutrientes. La enfermedad puede disminuir drásticamente el rendimiento del cultivo y la vitalidad de las plantas, impactando negativamente en la producción comercial de fresas.

Mancha foliar de la fresa (Mycosphaerella fragariae)

La mancha foliar de la fresa es una enfermedad común que afecta las hojas de la planta. Se manifiesta en forma de manchas rojas o púrpuras en la superficie foliar, que pueden coalescer y causar la defoliación de la planta.

Aunque raramente es mortal, esta enfermedad reduce la capacidad fotosintética de la planta y, por ende, puede disminuir el rendimiento y la calidad de los frutos.

Raíz roja (Phytophthora fragariae)

La enfermedad de la raíz roja es una enfermedad del suelo que ataca principalmente las raíces de la fresa. Provoca la decoloración y el deterioro de las raíces, lo que conduce a un crecimiento atrofiado y marchitamiento de la planta.

Esta enfermedad puede ser devastadora, ya que limita severamente la capacidad de la planta para absorber agua y nutrientes, resultando en una reducción significativa del rendimiento.

Moteado del follaje (Xanthomonas fragariae)

El moteado del follaje, causado por una bacteria, es una enfermedad que afecta las hojas de la fresa. Se caracteriza por la aparición de pequeñas manchas angulares de color rojo o marrón en las hojas, que pueden volverse necróticas y llevar a la caída prematura de las hojas.

Aunque no es tan devastadora como otras enfermedades, puede reducir la vitalidad general de la planta y afectar la producción y calidad de los frutos.

Nota: Dependiendo del país los nombres comunes pueden cambiar.

Todos los contenidos de esta serie: