Suscríbete a mi canal de WhatsApp: Agronación

Fitosanidad de cultivo para piña

Principales plagas y enfermedades del cultivo de la piña

Publicado:

| Actualizado:

La fitosanidad de la piña juega un rol crucial en el mantenimiento y la optimización de los cultivos de esta fruta tropical, apreciada tanto por su sabor distintivo como por sus numerosos beneficios para la salud. Entender la importancia de la fitosanidad en el cultivo de la piña es fundamental para agricultores y consumidores por igual, ya que asegura la producción de frutas de alta calidad, libre de enfermedades y plagas que pueden afectar tanto al rendimiento como a la seguridad alimentaria.

La piña, siendo un cultivo de relevancia económica en varias regiones tropicales y subtropicales del mundo, enfrenta diversos desafíos fitosanitarios. Entre estos, destacan enfermedades causadas por hongos, bacterias y virus, así como el ataque de insectos plaga que no solo merman la producción, sino que también pueden comprometer la viabilidad de los cultivos a largo plazo. La gestión eficaz de la fitosanidad de la piña implica el empleo de prácticas agrícolas integradas, que incluyen desde la selección cuidadosa de variedades resistentes hasta el manejo adecuado del suelo, el agua y el uso de productos fitosanitarios cuando es estrictamente necesario.

La implementación de estrategias para mejorar la fitosanidad de la piña también tiene un impacto significativo en la sostenibilidad ambiental de la agricultura. Al adoptar métodos de control biológico y prácticas de cultivo que reducen la dependencia de químicos sintéticos, se protege la biodiversidad del entorno y se preserva la salud del suelo, aspectos esenciales para la resiliencia de los agroecosistemas frente a cambios climáticos y otros desafíos.

Además, la fitosanidad de la piña incide directamente en la rentabilidad de los cultivos. Un manejo fitosanitario efectivo reduce las pérdidas postcosecha, mejora la calidad del producto final y, por ende, su valor en el mercado. Esto no solo beneficia a los productores, sino que también asegura que los consumidores tengan acceso a frutas seguras y nutritivas.

Plagas de la piña

5 de las plagas más importantes del cultivo de la piña son:

Picudo de la piña (Dysmicoccus brevipes)

Este insecto es conocido por su capacidad para dañar directamente la planta al alimentarse de la savia, debilitándola y disminuyendo su productividad. Además, es vector de enfermedades como la meleira o enfermedad pegajosa, complicando aún más su manejo.

Broca de la corona (Thecla basilides)

Esta plaga se enfoca en la parte superior de la planta, donde deposita sus huevos. Las larvas emergentes se alimentan de la corona de la piña, afectando el desarrollo de la fruta y su presentación comercial, lo cual puede tener un impacto negativo en el valor de mercado del cultivo.

Ácaros (Steneotarsonemus ananas y otros)

Los ácaros son responsables de causar daños en las hojas y frutos de la piña, lo que puede llevar a una disminución en la calidad y cantidad de la producción. Su control es esencial para mantener la salud del cultivo y asegurar un rendimiento óptimo.

Gusano barrenador del fruto (Strymon megarus)

Este lepidóptero se alimenta del interior de la fruta, causando daños significativos que no solo afectan la calidad del producto final, sino que también incrementan el riesgo de infecciones secundarias por patógenos.

Cochinillas (Pseudococcus spp., Dysmicoccus spp.)

Estos insectos afectan a la piña al succionar la savia de las plantas, debilitándolas y disminuyendo su capacidad de crecimiento. Además, excretan melaza, lo que promueve el crecimiento de hongos negros en la superficie de las plantas y frutas, afectando su aspecto y valor comercial.

Enfermedades de la piña

5 de las enfermedades más importantes del cultivo de la piña son:

Marchitez por Fusarium (Fusarium oxysporum f. sp. ananas)

Esta enfermedad fúngica es responsable de causar la marchitez de las plantas de piña, lo que lleva a pérdidas significativas en la producción. El patógeno infecta las raíces y se propaga a través del sistema vascular de la planta, provocando marchitez y eventualmente la muerte de la planta. La gestión efectiva de esta enfermedad incluye la rotación de cultivos, el uso de variedades resistentes y prácticas culturales adecuadas para reducir la presión de infección.

Podredumbre del corazón (Phytophthora parasitica)

Esta enfermedad, causada por un oomiceto, afecta principalmente a la parte central de la planta, causando una podredumbre que impide el desarrollo normal de la piña. La humedad elevada y las condiciones de suelo mal drenado favorecen su desarrollo. El manejo de la podredumbre del corazón incluye la mejora del drenaje, el uso de fungicidas específicos y prácticas de manejo integrado.

Mancha foliar por Gliocladium (Gliocladium catenulatum)

Las lesiones en las hojas caracterizan a esta enfermedad, afectando la fotosíntesis y el crecimiento general de la planta. El control se basa en medidas preventivas como la eliminación de residuos de cultivos infectados y la aplicación de fungicidas cuando sea necesario.

Escaldadura de las hojas (Erwinia chrysanthemi)

Esta enfermedad bacteriana provoca la aparición de manchas acuosas en las hojas, seguidas de un secado rápido y escaldadura. Es fundamental para su control evitar lesiones en las plantas, ya que la bacteria ingresa a través de heridas, y utilizar variedades resistentes siempre que sea posible.

Nematodos (varias especies)

Aunque no son una enfermedad en sí, los nematodos afectan gravemente la fitosanidad de la piña al atacar las raíces, disminuyendo la capacidad de la planta para absorber agua y nutrientes. El manejo de los nematodos incluye el uso de nematicidas, prácticas culturales que promueven la salud del suelo y el uso de material de plantación libre de nematodos.

Nota: Dependiendo del país los nombres comunes pueden cambiar.

Todos los contenidos de esta serie:

Cada semana un correo con lo más relevante del agro

Te llegará un correo de confirmación (revisa en spam)