Portada del artículo sobre importancia del níquel

Importancia del níquel en las plantas cultivadas

Publicado:

| Actualizado:

El níquel, elemento de gran importancia para la nutrición vegetal, fue reconocido como esencial para las plantas en una etapa relativamente reciente de la investigación científica. Aunque se consideraba inicialmente un elemento tóxico para los sistemas biológicos, estudios exhaustivos a finales del siglo XX revelaron su relevancia como micronutriente esencial para diversas especies vegetales. La comprensión de cómo el níquel desencadena procesos enzimáticos y juega un papel crucial en la fijación de nitrógeno en ciertas bacterias ha abierto nuevas perspectivas en la optimización de la producción agrícola y en la promoción de la salud del suelo.

¿Cómo se absorbe el níquel en las plantas?

En primer lugar, el níquel se encuentra en el suelo en diferentes formas químicas, siendo el níquel soluble el que está más disponible para las plantas. A medida que las raíces crecen en el suelo, se establece una interacción entre las raíces y el níquel presente. Los iones de níquel son captados por las células de las raíces a través de canales iónicos y transportadores específicos. Investigaciones recientes, como las realizadas por Li et al. (2020), han demostrado que algunos transportadores de níquel en las membranas celulares de las raíces desempeñan un papel crucial en la absorción eficiente del níquel en las plantas.

Una vez que el níquel es absorbido por las raíces, se moviliza hacia el sistema vascular de la planta. Los complejos mecanismos de transporte y distribución del níquel a través de la planta involucran a las células del parénquima cortical y el xilema. Estos mecanismos son vitales para asegurar una distribución adecuada del níquel dentro de la planta, evitando su acumulación tóxica en ciertos tejidos. Investigaciones como las llevadas a cabo por Pongrac et al. (2019) han proporcionado información esencial sobre la regulación de los transportadores de níquel en diferentes partes de las plantas, lo que arroja luz sobre cómo se distribuye este micronutriente.

¿Cómo se transporta el níquel en las plantas?

Una vez absorbido por las raíces, el níquel se mueve a través de la planta principalmente a través del sistema de transporte xilemático. La investigación realizada por Miyake y Takahashi (1984) sugiere que el níquel se une a moléculas transportadoras específicas en el xilema, lo que facilita su movimiento hacia las hojas y otras partes aéreas. Este proceso de unión y liberación controlada permite que el níquel alcance los tejidos donde se requiere para funciones esenciales.

En las hojas y otros tejidos aéreos, el níquel se distribuye a través de corrientes de transpiración, lo que contribuye a su redistribución dentro de la planta. Estudios recientes, como el realizado por Tsopmo et al. (2018), han demostrado que ciertas proteínas de unión al níquel, presentes en los tejidos vegetales, también juegan un papel crucial en el transporte a larga distancia de este elemento. Estas proteínas actúan como portadoras, asegurando que el níquel se transporte de manera eficiente y específica a través de las redes vasculares.

¿Cuáles son las funciones del níquel en las plantas?

El níquel, aunque requerido en cantidades muy pequeñas, despliega funciones esenciales en el crecimiento y desarrollo de las plantas cultivadas. Una de sus principales funciones está relacionada con su participación en procesos enzimáticos clave, especialmente en la asimilación del nitrógeno. Estudios como el de Grusak y DellaPenna (1999) han demostrado que el níquel actúa como cofactor de la enzima ureasa, esencial para la conversión de urea en amonio, una forma de nitrógeno que las plantas pueden utilizar en su metabolismo. Esta función en la asimilación del nitrógeno hace que el níquel sea vital para el crecimiento y la formación de proteínas en las plantas.

Otra función crucial del níquel es su participación en la activación y estabilización de enzimas en diversos procesos metabólicos. Investigaciones como las de Ehsan et al. (2014) han señalado su papel en la activación de enzimas antioxidantes, lo que ayuda a las plantas a contrarrestar los efectos negativos del estrés oxidativo. Además, se ha observado que el níquel también está relacionado con la síntesis de lignina, un componente esencial de la pared celular que contribuye a la resistencia estructural de las plantas ante factores externos. Por lo tanto, el níquel juega un papel importante en la respuesta de las plantas a desafíos ambientales.