El podcast del agro que debes escuchar para aprender sobre el sector

Portada del artículo sobre claves para producir zarzamora

Cinco claves que necesitas saber para producir zarzamora con éxito

Publicado:

| Actualizado:

Antes que nada, quiero dejar bien claro que esta no es una guía de producción de zarzamora, pues no expongo todos los factores que afectan a la misma y que hay que considerar para tener una cosecha exitosa. Sin embargo, se trata de claves que con la experiencia he adquirido y que deberías implementar en campo ya mismo.

Como en todo cultivo, para tener éxito con la producción de zarzamora es fundamental conocer la teoría básica. Me refiero a cuestiones de fisiología y nutrición vegetal, plagas y enfermedades principales, tiempos y manejos culturales, y como no, algo sobre calidad y mercado de productos agrícolas, que no está de más.

En lo personal te puedo decir que tuve buenos maestros en los que se refiere a producción de zarzamora, agrónomos con muchos años de experiencia que me compartieron buena parte de sus conocimientos y por lo cual ahora yo quiero compartirlos contigo. Eso sí, debes tener tu propio sistema y hacer cambios según requieras.

Porque incluso a veces entre agrónomos experimentados se tienen diferentes opiniones sobre un mismo problema, por lo que debes saber elegir un camino que te funcione. Aunque por mi propia experiencia no se trata de que alguien esté incorrecto, sino más bien de que no alcanza a ver todo el panorama completo.

Entonces, toma lo que te sirva y adhiérelo a tu sistema de conocimientos sobre zarzamora. Si tienes dudas sobre alguna cuestión específica haz pruebas pequeñas que te ayuden a identificar que es lo más recomendable de hacer. De esta manera no aplicarás recetas solo porque alguien te ha dicho que eso se debe aplicar.

Clave 1. Procura el equilibrio del suelo

En nuestro país no existe la cultura de cuidar los suelos agrícolas, razón por la cual después de cierto tiempo se comienzan a presentar problemas graves que afectan la producción y que derivan en el abandono de las parcelas, con su respectiva pérdida económica.

Este problema lo he vivido de primera mano en la zona de Los Reyes, Michoacán, la cual fue durante muchos años la zona de mayor producción de zarzamora a nivel mundial, pero actualmente el Fusarium ha acabado con muchas parcelas de manera drástica.

Desde mi punto de vista el Fusarium no es el problema en sí mismo, como la mayoría cree, sino que más bien es el resultado de un problema no resuelto: la falta del equilibrio de microorganismos en el suelo, algo fundamental para tener una rizosfera sana.

Por lo tanto, aplicar microorganismos benéficos es una excelente práctica para mantener el equilibrio del suelo, con lo cual a su vez se evita que ciertos patógenos del suelo adquieran mucha fuerza y afecten a las parcelas de zarzamora, un cultivo perenne.

El detalle es que una plantación de zarzamora puede permanecer fácilmente en campo más de diez años, razón por la cual el suelo se va desgastando si no se cuida. Y algo que funciona bastante bien es aplicar la mayor cantidad posible de microorganismos de diversos tipos.

Si me preguntas que aplicar te diría que mientras más microorganismos mejor, aunque si quieres una respuesta más específica puedes revisar la siguiente tabla con algunos de los microorganismos que he utilizado y la función que desempeñan en el suelo.

MicroorganismoFunción
Azospirillum brasilenseBacteria fijadora de nitrógeno
Bacillus amyloliquefaciensBacteria antifúngica
Bacillus subtilisBacteria antifúngica
Bacillus thuringiensisBacteria antifúngica
Gliocladium catenolatumHongo antifúngico
MicorrizasAsociación simbiótica con la raíz
Paecylomices lilacinusHongo nematicida
Pseudomonas fluorescensBacteria solubilizadora de fósforo
Streptomyces griseoviridisBacteria antifúngica
Trichoderma harzianumHongo antifúngico

Clave 2. Considera los costos de los insumos

La zarzamora es un producto agrícola de alto valor, lo que quiere decir que se puede vender a muy buenos precios si se tiene el canal de comercialización adecuado. Sin embargo, al ser un producto altamente perecedero es muy susceptible de tener grandes mermas.

Para evitar las mermas es necesario mantener un nivel de fertilización elevado y constante, además de realizar aplicaciones foliares con regularidad. Todo esto por supuesto implica que los costos de producción se eleven, algo necesario para mantener la calidad.

Pero uno de los grandes errores durante la producción de zarzamora es aplicar sin considerar los costos de los insumos, ya que para un mismo problema podemos tener varias alternativas. Hay que usar un producto de menor costo en lugar de uno más costoso cuando se pueda.

Claro que esta no es una regla escrita y habrá momentos en los cuales habrá que recurrir a los productos más costosos. A lo que me refiero es, por ejemplo, en la época de lluvias hay que utilizar los mejores fungicidas para evitar problemas, y estos suelen ser caros.

Así pues, para mantener los costos de producción en un nivel aceptable hay que saber con exactitud cuáles son los meses en los que determinada plaga o enfermedad puede representar un grave problema, tiempo fuera del cual el manejo debe ser más económico.

De esta manera es posible guardar recursos económicos para cuando realmente sea necesario echar mano de algún insumo costoso, pues de lo contrario la liquidez del productor podría verse comprometida, lo que sin duda implica poner el negocio en riesgo.

Te comento todo esto porque yo durante muchos años recomendé productos que sin duda resolvían los problemas de los agricultores, pero como no consideraba el costo de estos muchas veces sugerí una solución bastante costosa cuando existía otra de menor precio.

Porque créeme, no se trata solo de recomendar el mejor producto, sino de recomendar el mejor producto en concordancia con la etapa del cultivo, con el daño de la plaga o enfermedad, con las condiciones climáticas y con el presupuesto del productor.

Eso sí, esto vuelve más complejo el dar recomendaciones agronómicas, ya que no se pueden hacer solo al aire, sino que hay que analizar varios factores. Si haces esto al principio vas a tener que dedicar más tiempo a crear las recomendaciones, pero verás que valdrá mucho la pena.

Clave 3. Rota agroquímicos en las aplicaciones

Los agroquímicos, al igual que los fertilizantes, son indispensables en la producción agrícola actual. Por mucho que quisiéramos no tener que usar pesticidas en campo, resulta imposible obtener buenas cosechas sin estos. Aunque su uso racional es cada vez más necesario.

Cuando me encontraba aprendiendo sobre la producción de zarzamora, hace ya varios años, me di cuenta de que era bastante común aventar “bombazos” para detener a las plagas y enfermedades del cultivo. Y me empecé a cuestionar porque tenía que ser así.

La mayoría de las veces cuando hay que aplicar agroquímicos de manera agresiva es porque alguien no hizo bien su trabajo y entonces la plaga o enfermedad se salió de control. Para prevenir esto hay que hacer monitoreos constantes y rotar productos.

Desde que asesoro productores de zarzamora uno de mis pilares ha sido rotar productos con distintos ingredientes activos y de diferentes familias químicas, con aplicaciones constantes cada semana o cada quince días, pero en menor dosis que la recomendada.

Y bueno, ya que hablo de dosis es fundamental revisar las listas de agroquímicos autorizados de la misma empresa que proporciona la planta y realiza la comercialización. Si no trabajas con ninguna empresa entonces hay que revisar las listas de Aneberries.

En lo personal he visto excelentes resultados cuando se realiza una rotación adecuada de agroquímicos, ya sean fungicidas, insecticidas, repelentes y bioestimulantes. Además de que los costos se mantienen controlados, pues aventar un bombazo suele ser bastante caro.

Eso sí, aunque hay muchos productos en el mercado, es recomendable respetar las listas de productos autorizados, en cuyo caso las opciones se reducen bastante, en especial para algunas plagas y enfermedades. Y otro detalle es que hay que considerar los días a cosecha.

Es durante la cosecha cuando más hay que tener más cuidado, porque muchos pesticidas tienen más de tres días de intervalo a cosecha, lo que quiere decir que no los puedes aplicar a menos que vayas a dejar de cortar durante bastantes días.

Por lo tanto, durante el período de cosecha se utilizan productos con uno, dos o tres días de intervalo, aunque no hay muchas alternativas, razón de más para hacer una buena rotación de productos. Fuera de este período se pueden rotar productos con más días de intervalo.

Clave 4. Revisa las condiciones climáticas ideales

Algunas variedades de zarzamora pueden verse bastante afectadas por los cambios bruscos del clima, por lo que es importante analizar y entender cómo se comporta cada variedad conforme avanza la temporada de producción a lo largo del año.

En México la temporada de zarzamora suele comenzar en septiembre, mes bastante lluvioso durante el cual los grados brix son bastante bajos, menores a seis inclusive. Aquí no hay mucho que hacer, pues elevar el dulzor de la fruta cuando hay tanta agua en el suelo es difícil.

Hacia finales de noviembre y principios de diciembre las temperaturas comienzan a descender conforme avanza el invierno, lo que hará que la fruta se desarrolle a un ritmo más lento. Si para enero y febrero hace más frío entonces es importante mantener activa a la planta.

Una planta que se ve expuesta a temperaturas menores de 10 °C durante la noche comienza a detener su desarrollo. Para que la planta siga activa hay que mantener buena humedad en la cama, seguir una fertilización equilibrada y aplicar bioestimulantes.

Una vez que comienza la primavera y las temperaturas aumentan las plantas se activan bastante, siempre y cuando tengan buen riego y buena fertilización. En esta etapa es fácilmente ver como el desarrollo de la planta se acelera, llegando a madurar más rápido la fruta.

De hecho, la diferencia entre un ciclo de otoño-invierno y un ciclo de primavera-verano puede ser considerable. Por ejemplo, el período promedio de defoliación a cosecha es de 90 días, pero en otoño-invierno se puede ir a 110 días y en primavera-verano puede salir en 80 días.

Además, conforme se acerca el verano hay que aumentar el riego, pues en mayo y junio las temperaturas aumentan mucho y las necesidades hídricas de la planta son máximas. Por lo tanto, en este período se recomienda levantar los plásticos para refrescar un poco.

Claro que todo esto depende de las condiciones climáticas específicas de la zona de producción, por lo que hay que conocer bien cómo se ha comportado el clima en los últimos años, de modo que no tengamos una sorpresa que merme la producción.

Por ejemplo, algunas zonas productoras de zarzamora tienen riesgo de heladas y el uso de sistemas antiheladas es imprescindible. Otras zonas tienen en riesgo de granizadas y las mallas antigranizo pueden salvar la cosecha. Y así cada zona tiene sus puntos específicos.

Clave 5. Analiza el comportamiento de cada variedad

Existen variedades públicas de zarzamora que se han utilizado durante muchos años, como Brazos y Tupi, pero que actualmente se están cambiando por variedades patentadas que las empresas exportadoras desarrollan en sus centros de investigación.

La primera razón por la que se están dejando de usar variedades públicas es buscar la diferenciación en calidad y vida de anaquel, pero también porque son variedades susceptibles a patógenos del suelo, como es el caso de Tupi con Fusarium oxysporum f. sp. mori.

Driscolls fue la primera empresa en cultivar sus propias variedades de zarzamora con bastante éxito. Sin embargo, actualmente otras empresas ya tienen también sus variedades propias, con las cuales están buscando alta productividad y resistencia a patógenos del suelo.

Te menciono esto porque, aunque el manejo general de las distintas variedades de zarzamora es similar, lo cierto es que cada variedad tiene detalles específicos que hay que conocer para tener éxito con la producción, y esto se logra a base de mucha observación.

Aunque las plagas y enfermedades son las mismas para todas las variedades, lo cierto es que no las atacan en la misma intensidad. Esto es fácilmente observable cuando se tiene en una misma parcela distintas variedades. Y hay que ver con cual hay que tener más cuidado.

También hay que enfocarse en el manejo nutricional, el cuál puede variar mucho de una variedad a otra. Si se desconoce los niveles adecuados de fertilización hay que comenzar con un manejo estándar y hacer adecuaciones según como se vea la planta.

La parte de los manejos culturales también es importante porque pueden variar un poco. Algunas variedades son muy vigorosas y deben ser raleadas, mientras que otras necesitan algún pinchado para promover más material, solo por mencionar un punto.

Otro ejemplo es que no es lo mismo una floricaña que una primocaña, pues la primera se defolia químicamente, mientras que la segunda no necesariamente se defolia, aunque quizá necesite un pinchado para hacer el cambio de vegetativa a reproductiva.

Es bastante difícil comentar todos los pormenores que pueden ocurrir, pero si somos observadores y visitamos con frecuencia la parcela será sencillo entender cómo se comporta cada una de las distintas variedades que te puedes encontrar en campo.

Conclusión

Hasta aquí las cinco claves para que produzcas zarzamora con éxito que te quería contar en este documento. Sé que hay muchas cuestiones que han quedado fuera, pero estas fueron las que sentí que debía contarte antes que nada. De todos modos, si tienes alguna duda puedes contactarme y con gusto te apoyaré.

Quiero recalcarte que aprender a producir zarzamora es un proceso, y como tal, tienes que estar dispuesto a cometer errores de vez en cuando, porque quieras o no los vas a tener, pero si presentas una actitud proactiva sé que saldrás rápidamente adelante. Y te lo digo por mi propia experiencia.

Eso sí, necesitas rodearte de personas que también estén en la producción de zarzamora, de modo que puedas rebotar ideas y contrastar manejos. Esto es sin duda lo que más me ha ayudado para mejorar día con día, porque créeme, cuando crees que ya lo sabes todo es cuando llegan las sorpresas.

Antes de terminar quiero contarte que la zarzamora es un producto agrícola que está lejos de alcanzar su techo de consumo, en especial porque la mayoría de la producción es para exportación a Estados Unidos y Canadá, así como una mínima parte para Europa y Asia, lo que indica que aún falta impulsar el consumo en Latinoamérica.

E inclusive se estima que en Estados Unidos los niveles de consumo por persona aún son bastante mejorables, por lo que las perspectivas futuras de comercialización de zarzamora son bastante elevadas. Eso sí, hay que escuchar al mercado para darle lo que pide: mejor sabor y más vida de anaquel, principalmente.